miércoles, 22 de junio de 2016

Creatividad para la vida cotidiana


En este post me propongo hacer notar lo importante de reflexionar y pensar acerca de la creatividad y sus significados y lo importante de contar con la creatividad consciente para llegar a vivir una vida más empoderada.

Me refiero a la creatividad que usamos cada día para tareas cotidianas: elegir nuestro vestuario, cocinar, responder a los imprevistos, generar nuevas formas de responder, trabajar, aprovechar el infortunio para mejorar, etc…

Mi planteamiento es vivir la vida que vives desde la conciencia de tu potencial creativo, para temer menos a las dificultades, para confiar más en tus opciones y posibilidades de respuesta, para permitirte en definitiva a atreverte a crear la vida que quieres crear.

Parto de la premisa de que todos los seres humanos, por definición, somos creativos.

Suelo realizar esta afirmación en coloquios/taller que dedico a esta temática y cuando hago la afirmación me quedo en silencio para comprobar si las personas en la sala están básicamente de acuerdo conmigo.

Para apoyar mi tesis hago notar todo lo que como seres humanos hemos sido capaces de crear en el mundo: internet, teléfonos, móviles, casas inteligentes, electrodomésticos, etc, etc…., nuestra capacidad de transformar el mundo que nos rodea pienso que no es cuestionable.

Suelo notar algunas caras como dudando de esto hasta que alguien levanta la mano y dice: “Yo no me considero nada creativ@”, y entonces alguien más lo apoya…

Cuando exploro un poco, “¿Qué es lo que te hace saber que no eres creativo?” surge curiosamente lo que yo llamo los mitos que rodean la creatividad:

“no se me dan bien las manualidades”, “los creativos son los que hacen arte”, “alguien creativo es el que tiene ideas extraordinarios y únicas”, etc…

Si tienes una idea de lo que es ser creativ@ que no corresponde con tu forma de ser o hacer, es coherente pensar que un@ no es creativ@.

Sin embargo cuando invito a enfocar de la creatividad hacia la actividad en la vida cotidiana, las tareas que normalmente realizas, las diversas áreas vitales en las que te implicas,.. bien sean las relaciones (conversar, responder, explicar…) , el trabajo (gestionar, coordinar, administrar….), tareas cotidianas como cocinar, decorar, etc… las personas siempre encuentran un área o más donde se reconocen creativas.

Hacer mapas ayuda a tomar consciencia de ciertas realidades personales que, si un@ no se detiene a considerar y explorar, podrían pasar desapercibidas. Así  que suelo invitar como tarea a realizar un mapa gráfico, donde te sitúas en el centro y comienzas a enumerar alrededor, en que actividades normalmente te involucras y, una vez nombradas considerar en cuáles de ellas estás siendo creativ@ y en cuáles no.





Observando cada cual su mapa, la pregunta es:

¿Qué diferencia hay entre las actividades en las que te expresas creativamente y en las que no lo haces?

Surgen cuestiones como estar motivad@ o no, sentir pasión por lo que haces…  A veces es la obligación, por ejemplo en algunos trabajos, etc.

Así que podemos inferir que el comportamiento creativo o no, de algún modo depende de que un@ esté suficientemente motivado o/y estimulado para ello, para activarlo, para hacerlo emerger.

Algo que ya existe en sí, como el potencial creativo personal, no hay que crearlo pues, sino activarlo, provocar su expresión.

Por ejemplo si piensas a que jugabas cuando eras niñ@ y de algún modo vuelves allí, comprobarás que inevitablemente estabas siendo creativ@ y podrás conectar con una sensación tuya creativa en sí.

Inspirada en algunas de las distinciones que John McWhirter, creador de la metodología de modelado DBM®, propone respecto a la manera de interactuar creativamente o no con los objetos, en el taller mi propuesta es explorar algunas posibilidades:

  • Actuar con los objetos de manera estándar o apropiada, es decir, de acuerdo con aquello para lo que ha sido diseñado: Un lápiz es para escribir o dibujar.
  • Actuar con los objetos de manera flexible: Puedo usar el lápiz para marcar la página de un libro que estoy leyendo.
  • Adaptar el objeto para otras funciones: Estoy haciendo una maqueta y necesito un poste de luz y convierto el lápiz en ese poste que necesito.


Cuando este ejercicio se practica con varios objetos cada vez es más fácil imaginar posibles y muy imaginativos usos para un objeto.

La mente, en su naturaleza creativa, al explorar posibilidades, se activa y está disponible para otras aplicaciones.

Así que es el momento de decidir ¿en qué asunto de tu vida cotidiana te gustaría aplicar más creatividad? Y comenzar a pensar en ello en términos de posibilidades, de nuevas manera de mirar, haciendo uso de lo que te rodea de forma inspirada y creativa, etc.

Una de las cuestiones fundamentales que ocurre en este tipo de talleres es que la persona ya no puede seguir pensando que no es creativa, y con facilidad se actualiza la idea que cada cual tiene de que es ser o no ser creativo, emergiendo también la propia responsabilidad  sobre el desarrollo del potencial creativo personal.

Desde la perspectiva del coaching y puesto que el enfoque se dirige hacia el futuro y la posibilidad de crear algo nuevo en el mundo, es muy relevante que la persona pueda conectar y confiar en su capacidad creativa, y a su vez pueda aprender a cuidar, afinar y aplicar este recurso tan valioso, en cualquiera que sean sus asuntos de  interés.

Vivir la vida desde la conexión con el potencial creativo personal  te ofrece seguridad para desarrollarte y la chispa necesaria para experimentar curiosidad, incluir elementos sorpresa y disfrutar de más vitalidad.


Curso de Verano de Coaching Personal aplicado a la Creatividad


Creatividad y Barro

Verano de 2017 en la Serranía de Ronda - Málaga




jueves, 28 de abril de 2016

Disfruta el efecto Coaching


Desde el año 2009 me dedico a formar a Coaches, algo que comencé tras muchos años de experiencia trabajando con personas, con diferentes metodologías y habiendo elegido el coaching como un enfoque que permite a la persona encontrarse consigo misma en sus anhelos, en sus decisiones acerca de cómo vivir su vida, en su capacidad para construir futuro.

Mi trabajo me aporta grandes satisfacciones, por un lado porque puedo acompañar a personas, ya sea individualmente o en grupo hacia el desarrollo de lo mejor de sí mismas y por la otra porque puedo enseñar a las personas que tienen la vocación y el deseo de trabajar con personas a adquirir recursos, obtener herramientas y modelos de interacción realmente emocionantes.

A lo largo del tiempo formando he conseguido dar lugar a lo que  yo y mis alumn@s hemos denominado el “efecto Coaching”.

Si tuviera que describirlo diría que es algo así como cuando la persona accede a sí misma y siente que aprende al hacerlo…, cuando descubre su propia sabiduría…, encuentra sus respuestas…, se mantiene motivada aprendiendo, explorando.

Cuando disfruta del uso de sí mism@ para generar oportunidades, descubrir las posibilidades de la mente, la realidad de cómo funcionamos, emocionándose  con un@ mism@, con las diferencias en relación con otr@s, etc.

Algunas veces esto sucede en la vida de manera espontanea, pero en mi caso, son los ejemplos de vivencia coaching donde premeditadamente he aprendido a provocar este efecto.

Cuando finaliza un curso de coaching me gusta invitar a l@s alumn@s a expresar en forma de perla “¿Qué te llevas de esta experiencia?”

Me he permitido transcribir un pequeño ejemplo de estas perlas que se han dado en el último módulo que celebramos del curso superior en coaching personal – SCP y que transmiten eso que llamamos “efecto Coaching”:

“Lo que sucede aquí es un concepto real de la escuela porque la educación y aprender es ampliar, tomar consciencia, participar del propio aprendizaje, …que se enciendan bombillas, que forme parte la emoción, que haya sitio para todo…  y aquí sucede.  

Entonces yo noto que aprendo disfrutando de todas la maneras posibles,… entonces  me encanta, me encanta venir, me encanta llevarme todo lo que me llevo… Y es como que me vuelve la fe de que una educación es posible.” - N.Z - Profesora

“Muchas gracias por hacerme recuperar la confianza,  la ilusión y el entusiasmo…
 

Me llevo una confirmación muy particular de lo importante que es tener sentido de valores, lo importe que es trabajar con las creencias limitantes de cara a mí y a otros.
 

Mucha apertura, muchas ideas nuevas y muchas gracias por la confianza.” - M.M.P - Psicóloga


“Me llevo admiración,… admiración, porque los valores dan sentidos a la vida y aquí son valores muy sinceros y reales.

El Coaching hace que para mí todo tenga mucho sentido y encauce mi vida… y además el compartir con todos,… yo nunca había compartido valores con otras personas de una manera tan sincera,… y  entonces os admiro a todos y me admiro Yo.” - A.M – Profesional de servicios.


A lo largo de los años en el mundo coaching he aprendido que el coaching es mucho más que aumentar la motivación, conseguir objetivos o pensar de forma positiva. El Coaching es una indagación acerca de un@ mism@ que genera sorpresa, descubrimiento y una conexión coherente entre lo que la persona es y piensa, y la realidad que está creando en el mundo…

El Coaching está de moda, hay mucho coaching en el mundo, pero cada vez que te acerques a una experiencia coaching busca el efecto Coaching, siempre disfrutable, siempre emocionante y siempre en relación íntima contigo.




martes, 22 de marzo de 2016

Coaching: Activando el Potencial



El Coaching propone apoyo al desarrollo y el progreso de las personas. Para ello el coach acompaña a su cliente durante el proceso de lograr algo, emprender proyectos, dirigir su vida hacia donde desea, apostar por sus sueños, etc… actuando como agente catalizador e impulsor.

Parte de los principios del coaching, y que lo distingue como metodología de apoyo, es que el/la coach ha de hacer esto sin aconsejar, sin usar su propia experiencia para trasladársela al cliente. Ha de hacer esto basado en los recursos del cliente, en lo que en potencia éste puede llegar a ser y/o hacer.

En base a esto una parte fundamental de la función del coach es creer en el potencial de las personas, aunque no ciegamente, sino aprendiendo a distinguirlo y también, y muy importante, invitando al otro a que lo vea de sí mismo,  a que lo pueda describir y aprender a usarlo a su favor.

Desde esta premisa realizamos en CoachCreativo el Coloquio/Taller: Coaching: “Activando el potencial”.

Pusimos la atención en primer lugar en el término “activar”, para hacer “emerger”, hacer “notar” algo que en potencia ya está, es innato a la naturaleza humana, y que a su vez podría estar inhibido, no activado o tal vez mal enfocado.

Así que lo que estábamos buscando como experiencia en el taller es hacer obvio, notar para cada cual, algunas pistas acerca de su potencial y las posibilidades de aplicación del mismo.

Desde aquí la primera pregunta a lo participantes fue..

“¿cuando hablamos de potencial que es para ti, qué es en tu mundo?”

Surgieron respuestas variadas, como que dependería de según qué área, que contexto, como que es dar lo mejor de uno mismo en cada circunstancia, como que son habilidades que se manifiestan en la vida, muchas veces habilidades innatas, algo que ya se te da bien.

También surgió lo que en potencia podría llegar a ser, si se pone atención, si se potencia su desarrollo.

Emergió también  todo lo que podría inhibir el potencial, por ejemplo las  creencias erróneas acerca de uno mismo: “No puedo”, “no soy capaz”; lo que aprendes cuando eres niño, la manera en que el entorno apoya o no el descubrimiento y desarrollo de tu potencial, etc.



Entre las diferentes versiones que surgían de los diferentes participantes fuimos componiendo algunos enfoques y comprensiones acerca de qué estamos hablando, como experiencia humana, cuando nos referimos al potencial.

A partir de aquí fue la propuesta de una exploración íntima para cada cuál de lo que es su propio potencial. Para ello invité a la sala a evocar una experiencia de aprendizaje, satisfactoria y agradable. Es muy útil para estos ejemplos echar mano de los hobbies… como aprender a patinar, a esquiar, bailar, cocinar, etc.

En pequeños grupos de exploración cada cual iba contando cómo fue esa experiencia de aprender, cómo aprendía, qué le motivaba para aprender.

Los observadores de la exploración, a través de la escucha,  tomaban nota de palabras clave que podrían ser pistas de su potencial, con el fin de que cada persona obtuviera 3 palabras clave que expresaran su potencial.

Cuando volvimos a la sala tomamos ejemplos de las palabras clave que habían emergido.

Muchas y muy variadas…



Fue interesante comprobar cómo cada cual se conectaba con las que en ese momento tenían significado para sí mism@.

El siguiente paso fue considerar las posibilidades de aplicación para cada cual de sus palabras clave a sus asuntos de interés.

Para ello la invitación fue pensar en un reto de futuro y definirlo en términos de lo que quieres aprender en relación con ese reto…

“Quiero aprender a…”

La propuesta fue regresar al pequeño grupo de exploración y pensar en voz alta, desde las palabras clave, íntimas para cada cual, en este reto de aprendizaje.

Cuando compartimos esta experiencia, notamos que en algunos casos había emergido un plan, en otros muchas ganas de llevar a la acción y en general procesos de pensar potenciadores, hacia adelante con la sensación de lo que es posible, de lo que se puede hacer.

El tiempo pasa rápido en estos talleres, donde la exploración es interesante y relevante a la vez y tuvimos algunos minutos para obtener algunas conclusiones, como lo importante de estar consciente de potencial personal, de mirar a los demás hacia su potencial para ser informantes del mismo, e incluso de las posibilidades de incluir esta consciencia en la educación más temprana.

Para mí un placer notar la energía potenciada y potenciadora en la sala, en cuanto a que me pareció notar como las personas creían un poco más en sí mismas a través de esta experiencia.

Esta es una fórmula de cómo atender y activar el potencial. Desde el coaching y siendo este el propósito de esta metodología, existen muchas más.

Destaca en esta profesión lo agradable que se hace la mirada cuando lo que andas buscando, como profesional, es lo que en potencia el otro puede llegar a ser y/o hacer, lo que hará que alguien desde si mismo pueda llegar a donde siente que quiere llegar, adonde sus sueños le lleven.

El próximo Jueves 7 de Abril tendremos de nuevo otra edición del

Coloquio/Taller Coaching: "Activando el Potencial"

Gratuito



martes, 23 de febrero de 2016

Dar y recibir Feedback


Como profesional del coaching considero el feedback como una de las razones principales por las que tiene sentido que el coaching exista y tenga tanto  auge en el momento actual.

Según la Definición de significados de google:

“En un proceso de comunicación, como feedback se entiende toda respuesta o reacción relevante que el receptor envía al emisor de un mensaje, y que sirve a este último para:

1. Cerciorarse de que el mensaje cumplió su intención comunicativa, y
2. Para que el emisor pueda variar, reconfigurar o adaptar el mensaje al receptor según la respuesta que vaya obteniendo de este.”


“Dar y recibir feedback” es el título de uno de los Coloquios/Taller, de 2 horas de duración, que celebro habitualmente en la sede de CoachCreativo.

Durante este Coloquio lo que quiero hacer notar en primer lugar es el reconocimiento del feedback en la vida cotidiana y todo lo que gira alrededor de ello.

Así que cada vez que ponemos algo de nosotros en el mundo, comunicamos algo, la respuesta que recibimos es el feedback. Si lo que comunicamos y pretendemos lograr con lo que decimos se entiende, se comprende y se actúa en consecuencia estaríamos obteniendo del entorno feedback positivo.

Por el contrario si lo que comunicamos, decimos o proponemos, o bien no se entiende, o se actúa de otra forma, es decir, no obtenemos del mundo la respuesta que esperamos, entonces estamos obteniendo feedback negativo.

El feedback en muchas ocasiones se recibe como crítica y podemos llegar a tomárnoslo como algo personal, y muy menudo sufrir por ello.

El feedback como tal debería de funcionar como una herramienta de comunicación, aprendizaje y desarrollo. Si  lo estamos recibiendo mal o si estamos aportando feedback sin tener conciencia de ello, lo más probable es que pueda estar funcionando más bien como herramienta de inhibición del talento, o de descenso de motivación, o de frustración y/o alejamiento, etc….

En la realidad de la vida cotidiana podemos reconocer esto cuando, por ejemplo, en el trabajo estás durante varias horas realizando tu tarea y cuando el jefe la supervisa únicamente repara en el error, en lo que no está bien.

Si de continuo recibimos un feedback negativo, falta el reconocimiento de lo que hacemos bien, y es fácil que esto de lugar a la desmotivación. Si esto se repite a menudo finalmente no nos molestaremos en hacerlo bien, o haremos lo justo, puesto que de todas maneras no será reconocido.

El exceso de feedback negativo genera desmotivación, sensación de falta de reconocimiento, en ocasiones descenso de autoestima personal, etc.


En el aspecto Taller del Coloquio la propuesta es pensar en dos personas:
      

  1. Una de las cuáles te encanta trabajar con ella, aprender y estar a su lado en proyectos etc..
  2. Otra con la que no te gusta estar, te desagrada trabajar, etc…
  3. La reflexión es comprobar cómo ellas se comunican contigo, cuál es su manera de darte feedback, de devolverte información acerca de lo que tú haces en el mundo.

Desde este ejercicio y a través del contraste puedes descubrir cómo te gusta a ti recibir feedback.

Algo  importante que se desprende de este ejercicio es que cuando estamos implicados con otros en aprender, trabajar, convivir, etc. daremos lo mejor de nosotros mismos o no dependiendo mucho de cómo recibamos la respuesta externa de nuestro trabajo, de nuestro desempeño.

También de esto se desprende lo importante que es la manera en que nos dirigimos a los demás para ofrecerles feedback sobre lo que hacen y como les afecta.

“¿Cómo decirle al otro lo que quiero sin que se lo tome a mal y que además lo entienda y haga algo al respecto?”

“¿Cuándo el otro está haciendo algo bien se lo hago saber sinceramente, o la dejo pasar, como si fuera lo que tiene que ser?”

En el último coloquio que hicimos al respecto y en base a esta conversación surgieron numerosos ejemplos de diferentes ámbitos de la vida cotidiana: en el trabajo, la educación, la familia, los amigos… Y fueron relevantes los ejemplos en los que queriendo decir una cosa se entiende otra.


Emergió algo que es propio de la naturaleza humana y que muchas veces no tenemos en cuenta y es que cuando yo digo algo el otro lo interpretará desde su “modelo” del mundo. El cómo lo interpreta, el qué hace el otro con mi mensaje forma parte del feedback que recibo y es información, que podría ayudarme a dar lugar a una respuesta más adecuada.

Fue evidente durante el coloquio que el tema es mucho más amplio que una descripción teórica y que forma parte de la actividad cotidiana.

El no conocimiento o la  “no consciencia” al respecto es lo que da lugar  a confusiones, a que no nos entendamos, al sufrimiento  en las relaciones humanas y claramente a una falta de eficacia en los contextos donde la inter acción y el aprendizaje son imprescindibles.

La pregunta principal que emerge es “¿se puede aprender a ofrecer feedback de calidad?, ¿Se puede aprender a mejorar la interpretación de feedback que recibimos?”

A lo largo de la conversación fue quedando en evidencia que es responsabilidad de cada cual aprender más, comprobar que está ocurriendo en su entorno y tener una actitud de comprensión y ganas de proponer algo nuevo.

El Coaching y otras metodologías actuales, que se ocupan de lo humano, son una propuesta para aprender asuntos tan importantes como es el uso del feedback, que pueden cambiar significativamente la manera en que experimentas e interpretas la vida.


Próxima ecición del curso de iniación al Coaching
Una oportunidad de aprender y entrenar la esencia de la comunicación Coaching



martes, 16 de febrero de 2016

Del Coach Natural al Coach Profesional


En mis años de profesión como coach son muchas las veces que he tenido que explicar que es el coaching y sobre todo qué sentido y qué valor tiene una nueva metodología de apoyo a las personas, como el coaching, en el momento actual.

Uno de los formatos que prefiero para provocar una experiencia coaching y de este modo “construir una comprensión”,  son los Coloquios/Taller que realizo periódicamente en la escuela CoachCreativo.

He realizado en un par de ocasiones el Coloquio/Taller titulado "COACH NATURAL – elementos esenciales" y en ambas ocasiones los participantes conectaron con aspectos principales del coaching, el propósito de su existencia y lo que es necesario aprender.

Las preguntas de exploración que se plantean en el Coloquios/Taller son:
  • Cuando hablamos de coaching ¿de qué estamos hablando?
  • ¿Qué sentido tiene el coaching en el momento actual?
  • ¿Cuál es la razón de que este creciendo tanto?
  • ¿Qué significa hacer del coaching una profesión?
  • ¿Qué es lo que alguien que quiera ser coach necesita aprender?

El primer lugar me gusta resaltar los tres aspectos de aprendizaje y aplicación  del coaching:

- El Autocoaching, la experiencia del coaching para un@ mism@; Por ejemplo: ¿Cómo dialogas contigo?, ¿Qué efecto produce?, ¿Cómo podrías dialogar contigo de forma potenciadora?, etc.

- El Coaching aplicado, que es de gran interés y casi la razón de su existencia: Creando  relaciones agradables con los demás, de colaboración, de desarrollo, disfrutando de aprender. Imaginando relaciones de este tipo en la educación, en los equipos de trabajo, en el círculo familiar, con tus hijos, etc.

- El Coach profesional, la persona que se forma para ser capaz de provocar y enseñar todo lo anterior.
Para proponer la comprensión de lo que esencialmente es el Coaching  acudo a una de sus fuentes principales, John Whitmore, autor del libro “Coaching”.

En el año 2009 disfruté del privilegio de formarme con John Whitmore, a través de la escuela OlaCoach, y tuve la oportunidad de experimentar una comprensión profunda del coaching  a través de su concepto de Coach Natural.

Por ello me he inspirado en su propuesta para proponer algunos ejercicios de reflexión durante este coloquio/taller.

Desde Whitmore me llegó la idea de que existen personas en el mundo que, de forma natural, provocan en otros  sensación de bienestar, deseo de desarrollo, motivación para hacer, compromiso con un@ mism@, etc.

Así que el ejercicio propuesto consiste en invitar a pensar al participante en al menos una persona que en su infancia le encantaba, le gustaba estar con él/ella, le inspiraba para aprender, etc.

Algunas personas rápidamente encuentran a alguien así en su experiencia y curiosamente a otras les cuesta, como si este tipo de personas escasearan…

Tras pensar en estas personas y responder a algunas preguntas relacionadas con sus características, la propuesta es realizar equipos de exploración de 3 o 4 personas y, basados en sus respuestas, buscando los elementos en común, construimos el perfil del coach natural.

Con las respuestas de cada equipo realizamos los perfiles.


Fotos de los perfiles surgidos en cada uno de los coloquios

En la descripción del perfil de Coach Natural predominan asuntos como…. “te hacía sentir especial, te valora, te escucha, te deja ser, no juzga, atento, curioso, motivador, etc…”

Al parecer este tipo de personas, capaces de ejercer esta influencia, son escasas. Entonces emerge esta curiosidad...


“¿esta forma de ser y hacer es natural, se nace con ello o se puede aprender?”

El razonamiento en su día que me fascinó de Whitmore es que, sí, este tipo de personas son escasas, que el ser humano se ha desarrollado aprendiendo modelos de relación insanos, y que ahora estamos teniendo que aprender a recuperar esa capacidad deseada de provocar en los demás bienestar, motivación, deseo de hacer, compromiso, desarrollo, etc.

A mí me hace pensar que ciertamente hemos avanzado mucho tecnológicamente, pero que no nos hemos ocupado de aprender y avanzar en el área relacional. Así que hemos aprendimos de forma espontanea y como hemos podido, cosas como competir deshonestamente, falta de empatía, a no escuchar, errores de relación, etc.

Así que ¿podemos aprender a crear nuevos y más saneados modelos de relación?.

Desde mi acercamiento al coaching creo que esto es una de las razones principales de su existencia y que tiene como propósito, en estos tiempos en los que se necesita más que nunca, ejercer, recuperar, reactivar, en la forma de relacionarnos con los demás, el efecto  “Coach Natural”.

Si alguien quiere ejercer en su entorno, de forma consciente y profesional este tipo de influencia, es alguien candidato a formarse como Coach.

Probablemente ya sea un “Coach Natural”, o desea llegar a serlo.

Así que basados en la búsqueda del desarrollo de ese carácter, de Coach Natural, se encuadra la formación como coach.

Por lo tanto la siguiente fase de exploración, durante los coloquios y en los mismos equipos es...

“¿Para ser coach qué es necesario aprender?”

Y surgen respuestas muy concretas…

“Escuchar, comunicar, empatía, acompañar, hacer buenas preguntas, creer en las personas, confiar en el potencial, aprender a motivar, a no juzgar, etc.”

Como formadora de Coaches desde el año 2009 creo que son respuestas muy acertadas. Son este tipo de asuntos en lo que es necesario poner atención y adquirir competencias y habilidades, para que alguien pase de ser un  Coach Natural,  a convertirse en un profesional del  coaching.

John Whitmore se atreve a soñar con un futuro en el que la profesión del coaching no llegue a ser necesaria, porque provocar el efecto coaching sea lo natural…

Está claro que aún queda mucho para llegar allí, pero no deja de ser un futuro posible y deseado, al que me encanta contribuir, para que pueda llegar a ser.


Formación como Coach Personal
Inicio en Mayo con el curso Pilares del Coaching.

lunes, 5 de octubre de 2015

Aprendiendo Coaching - Escucha Activa

Coloquio/Taller celebrado en CoachCreativo - Málaga el jueves día 1 de octubre de 2015.


Reflexión  post- taller:


10 personas acudieron  a la propuesta de este coloquio /taller que resultó ser una experiencia extrañamente gratificante, poco habitual en este foro y sin embargo  muy habitual en la vida cotidiana.

Pudimos aprender acerca de la escucha activa en vivo, en directo y de forma experiencial.

El enfoque que yo proponía se dirigía a mostrar algunas de las necesidades a las que el coaching, como metodología de apoyo y aprendizaje, responde hoy en día.

Estaba poniendo el énfasis en la importancia de mejorar todo lo que tiene que ver con las relaciones humanas, y en la necesidad también que tiene hoy en día el ser humano de mejorarse a sí mismo, de contar consigo para avanzar y desarrollarse.

De acuerdo con esto quería mostrar  algún tipo de asuntos en los que las personas se ven involucradas en aprender…, por ejemplo, dentro del área de la comunicación, “la escucha activa”.

Y mi planteamiento para el comienzo del debate fue...

“Escuchar ¿un bien escaso?”

Al ser un formato coloquio / taller, abierto y experiencial, en la propia conversación y la forma de conversar pudimos corroborar  la razón principal por lo que es tan importante poner  la atención en este asunto.

Los comentarios acerca de cómo hacemos para escuchar poco, o mal, o nada, giraron en torno al hecho de que “cuando alguien  te habla tu llevas la información a tu mundo, la relacionas con lo que sabes, crees tal vez que ya sabes lo que te dirá o como se soluciona y lo antes posible retomas la conversación.”

Al retomar tú la conversación antes de que el otro concluya su historia, el que hablaba no puede seguir con su historia, se ve obligado a escuchar la tuya. Es posible que eso que escucha se separe de lo que quería decir, tal vez no esté para nada de acuerdo con tu respuesta y siente el deseo y la necesidad de retomar cuanto antes la conversación.

De este modo se genera una lucha por la palabra y curiosamente muchas veces un intento potente, y al parecer con sentido para quienes están en ello, de convencer al otro de que la razón la tiene cada cual.

Si ambas partes son fuertes y hábiles con coger la palabra cuanto antes se produce lo que, en un momento del taller sucedió, que varios están hablando muy alto y a la vez..

Ante este espectáculo, propio también de algunos “debates televisivos”, el resto del grupo mirábamos y sin disimulo ninguno (los participantes en el show estaban concentrados en lo suyo y los demás no contábamos) comentábamos…  “como la vida misma”..

Este ejemplo nos dio el pié para seguir con el tema y por mi parte quise invitarles a tod@s, en directo a la experiencia en sí de escuchar, mediante el ejemplo de la descripción de un paisaje agradable para cada cual, íntimamente.


Algo sencillo, que al compartirlo, nos permitió descubrir aspectos interesantes de las personas que estaban ahí, sus gustos, sus intereses…, algunos preferían el mar, otros la montaña y la naturaleza.. Algunos la compañía, otros la soledad.

Pudimos notar también al escuchar, los diferente usos y preferencias que cada cual hace de los sentidos, ¿Qué es lo que hace para ti que un paisaje sea tan agradable?.

Este rato de escucha nos despertó el interés no únicamente por uno mismo y nuestro propio mundo, sino también por el mundo de los demás.

No escuchar tiene bastantes inconvenientes y creo además que se basa en una premisa  inconscientemente errónea… “lo único que existe es mi mundo, y todo lo que está fuera de mi ha de coincidir con él”

Escuchar y descubrir que existen otros mundos, otras realidades, lo equiparo a la experiencia de viajar, de conocer nuevos mundos, de sentir el placer constante de la curiosidad que te conduce hacia el descubrimiento.

Después de esto ensayamos una experiencia más atrevida hacia el escuchar: 5 minutos sin intervención, con un esfuerzo de atención hacia el otro.   Llegaron a hacerse muy largos para algún@s.

Para mí ha sido una confirmación del esfuerzo en aprendizaje, atención y entrenamiento que requiere aprender a escuchar.

En algo parecía que estuvimos de acuerdo y es en como escuchar puede llegar a cambiar el mundo propio y posiblemente también el de las relaciones con los demás, y a lo mejor por efecto y extensión el  macro mundo del propio planeta.

Muy agradecida a los participantes por ser quiénes son y por su sincero interés en aprender y mejorar respecto al área de la comunicación.

Curso de Coaching Personal
22 y 23 de Octubre - 19 y 20 de Noviembre - 17 y 18 de Diciembre 2016
en CoachCreativo

martes, 22 de septiembre de 2015

Más allá de lo que se dice

Coloquio/Taller celebrado en CoachCreativo - Málaga el jueves día 17 de septiembre de 2015.


Reflexión post Taller:

Siento gratitud  hacia las 19 personas que acudieron a este Coloquio/Taller con ilusión, con curiosidad, con el deseo tal vez de obtener algo interesante para sí mismas…

Al principio de realizar talleres, cursos o formaciones relacionadas con la comunicación me encontraba yo misma con la presión de hablar de algo que a su vez estaba haciendo.

El pensar en ello en muchas ocasiones me provocaba confusión.

Pensaba que tendría que comunicar de forma perfecta, que tal vez diría que habría que hacer algo y las personas pensarían que yo no estaba haciendo lo que decía, etc...

Durante este taller en algún momento recordé aquellas sensaciones y me di cuenta que esa forma de pensar ya no estaba, y no me confundía y por lo tanto no hacía ruido. ¡Que alivio!.

En el Coloquio/Taller nos embarcamos en la observación de lo que, en comunicación, además del mensaje que literalmente se dice, también está.


Quisimos notar lo que intuitivamente captamos del mensaje, lo que, de fondo, nos transmite. No se dice, pero de algún modo notamos que está. Por ejemplo cuando decimos o escuchamos: “Entiendo lo que me dice, pero además me transmite… confianza…, alegría…, inseguridad...,  etc.”

Exploramos también lo que se emite, el lenguaje no verbal, tono de voz, etc. y cómo nos informa de más cosas que no se dicen. Es el aspecto más inconsciente  de la comunicación, aunque no siempre, pues hay quien lo educa y quien lo doma. En ocasiones lo que se emite puede contradecir lo que se dice, o por el contrario mostrar la coherencia del mensaje.

Y algo más, el ruido, todo lo que está también y que distorsiona el mensaje, lo bloquea, interrumpe, dificulta y puede dar como resultado un mensaje con distorsión, como un canal de radio mal sintonizado.

Es decir aumentamos las opciones de atención a la hora de escuchar: no únicamente lo que se dice, sino también lo que tal vez intuyamos que está detrás del mensaje, lo que nos transmite; la gesticulación, macro y micro, y como se interpreta; y  lo que distorsiona el mensaje, el ruido.


La propuesta a modo de taller fue, en un grupo íntimo de 3 personas, relatar algo que disfrutas haciendo, un hobby por ejemplo, y los demás jugaban a distinguir estas diferentes opciones de atención.

Conversando y curioseando más tarde acerca de lo ocurrido destacaba como las personas identificaban su ruido interno. Como este ruido podía dejar de estar, sobre todo en un entorno distendido y de confianza. Como el que escucha en ocasiones percibe este ruido y en otras no diría que estaba.

El ruido podía ser autocrítica, auto exigencia, exceso de presión para hacerlo bien, miedo a equivocarse, querer decir mucho con poco tiempo, etc…

Lo que parecía estar flotando en el ambiente mientras conversábamos era la posibilidad de que el hecho de nombrarlo e identificarlo como tal, “ruido”, podría suponer también la posibilidad de gestionarlo, obtener tal vez algún mensaje de valor escondido, un aviso de algo tal vez, y, una vez gestionado, concentrar el  foco de atención en lo que de verdad queremos expresar y comunicar en el mundo.

Desde luego hay mucho que considerar en comunicación, pero no deja de ser relevante, a través de este taller,  lo emocionante que es descubrir los aspectos claves en comunicación que nos pasan desapercibidos, por inconscientes, por automatizados…  y como este descubrimiento ofrece la posibilidad del cambio, de la elección.

A mí me gustó comunicar sin mi antiguo ruido. He tenido conversaciones de fondo, pero no ruidosas, más bien orientativas y en ocasiones aportando inspiración.

Curso de Coaching Personal
22 y 23 de Octubre - 19 y 20 de Noviembre - 17 y 18 de Diciembre 2015
en CoachCreativo - Málaga